Luis García de la Fuente.com

Crear experiencias es recordar, compartirlas es hacer marca

Posted in 1 by Luis G de la Fuente on diciembre 15, 2009

Recuerdo de niño haber montado ‘teléfonos’ con dos latas y un cordón. La marca comercial de aquellos botes aparece en mi memoria asociada a una de esas experiencias que hacen del mundo un lugar mágico para el niño, y sonreir al adulto que las recuerda mucho tiempo después.

Aquello nunca dejó de ser ‘marketing por accidente’,  nunca previsto en plan estratégico de ninguna empresa. Y sin embargo adaptar productos o envases para un uso diferente al previsto por sus creadores es inevitable: lo haremos siempre, por diversión o utilidad.

Crear un uso alternativo genial para un envase o un packaging, e invitar a hacerlo realidad con un ‘video viral’ es una gran forma de crear experiencias de marca. Por ejemplo fabricar una cámara fotográfica con una caja de las Converse, como en este vídeo (publicado en el GuerrillaBlog).

¿Qué se podría fabricar con el packaging de una botella de un vino especial? ¿Y con una botella de diseño?.

Anuncios

¿Por qué funciona el marketing viral?

Posted in Sin categoría by Luis G de la Fuente on septiembre 25, 2008

El marketing viral funciona como consecuenca de la permanente necesidad de ‘elección‘ que tenemos planteada hoy en día en la sociedad. Una sociedad ‘sobrecomunicada’ y con ‘sobreabundancia’ de productos y servicios de todo tipo.

Voy a describir en este artículo como internet funciona como un verdadero ‘acelerador de partículas’, siendo en este caso las particulas algo que llamamos ‘información relevante’.

Hoy en día los consumidores, o mejor dicho, los posibles clientes tienen más probabilidades que nunca de ignorar nuestro mensaje. Esto no sólo afecta a la comunicación (publicity); afecta también a la publicidad, que cada vez resulta menos relevante para el público.

El empresario tiene ante sí un dilema: o bien me ocupo de hacer que hablen de mi, o bien asumo el riesgo de ser literalmente invisible.

Una de las principales correas de transmisión de información que existen: los blogs. Hay millones, y cada uno de ellos está editado por una o varias personas reales. Si somos capaces de crear algo ‘destacado’ que les motive para hablar, nuestro mensaje se propagará.

Este concepto de ‘destacado’ o ‘relevante’ va muy unido al de ‘elección’. Y el proceso de marketing viral se produce al concurrir varios elementos:

  1. Ya que para una empresa es cada vez más difícil llegar a sus clientes de forma directa, necesita crear ‘algo’ que la gente propague en sus conversaciones. La Red es el mejor canal para hacerlo, pero la red propaga lo que sus miembros consideran relevante.
  2. La relevancia no obstante es 100% subjetiva, es decir, está en los ojos del que accede al mensaje. Y por lo tanto quien la decide es el mercado, y no tiene que ver con lo bueno que pensamos que es nuestro producto, o el trabajo que nos costó crearlo.
  3. Por su propia naturaleza, los blogs necesitan para funcionar ‘gasolina’, es decir, necesitan cosas de las que hablar para competir por la relevancia (recordemos que ésta es relativa). Esta sutil y moderna forma de esclavitud ‘autoimpuesta’ es lo que llamo la dictadura del contenido, y es tema para tratar otro día.

La cuestión es que hay miles y miles de personas deseando encontrar cosas de las que hablar o escribir, y muchos más miles desean leer a los primeros. La mayor maquinaria de comunicación y propagación de la información que se haya creado, y todo ello perfectamente ‘engrasado’ por Google.

Y por otro lado hay cada vez más empresas o personas que necesitan llegar a sus públicos respectivos y a las que no les basta con los mecanismos ‘tradicionales’: publicidad, comunicación, etc.

Es decir, Internet se comporta de alguna forma como un ‘acelerador de partículas’ con los contenidos relevantes. Pero la gran pregunta: ¿se puede sistematizar?, es decir, ¿se puede llegar a una técnica para dar con aquellos mensajes que más fácilmente serán propagados?. Opino que no, pero esa es historia para otro día.